Por si te olvidas de mi...

jueves, 13 de agosto de 2015

Flandes en Navidad (2014)

Mercadillos navideños por Gante, Brujas y Bruselas.

Esta Navidad gracias a la original agencia de viaje Bedooin nos fuimos por muy buen precio 4 días a Bélgica.

Primer día:

Vuelo a primera hora en linea regular directos a Bruselas. Nada más llegar billetes directos a Gante, y allí comenzamos a ver la nieve. Este año las Navidades serían blancas de verdad.

El hotel en gante estaba al lado de la estación de tren, un estupendo NH  calentito, pues corría un aire gélido que dejaba la piel curtida.
Cogimos un tranvía, directo al centro de la ciudad. Nevaba ligeramente, la ciudad estaba blanca, y lo primero que debíamos hacer era comer y calentar el cuerpo. Tras reponer fuerzas comenzaron las visitas turísticas, Catedral de San Bavón con el precioso Cordero Místico de los hermanos Van Eyck. Luego al Torre de Belfort, la Iglesia de San Nicolás, y a los alrededores de esta zona una bella pista de hielo, un mercadillo navideño de madera, luces, risas, y vino caliente. Un entorno de cuento.


Seguía nevando pero la ciudad era perfecta para perderse por sus calles y así llegamos recorriendo el río hasta el castillo de Gravesten, que lo recorrimos por dentro, todo decorado de Navidad. 

Había dejado de nevar, tomamos una rica cerveza de la zona La Chouffe, y decidimos volver al hotel caminando pues habíamos visto un italiano en la esquina de al lado del hotel, y allí acabamos cenando, mientras el dueño nos hablaba en un perfecto italiano y todo parecía tener mayor sentido.

Segundo día:

Ya teníamos los billetes directos de tren para ir hasta Brujas, nada más llegar lo primero que hicimos visitar una exposición de estatuas de hielo dedicadas al maravilloso mundo del Hobbit, maravillosa experiencia, y un acierto ir a primera hora, cuando volvimos la cola daba dos vueltas.

Brujas es de esas ciudades que no te cansas de pasearla, mas si en pleno diciembre amanece un día de sol que te calienta la espalda tras el cristal mientras degustas una de las miles y maravillosas cervezas de este precioso país. No dejamos rincón sin recorrer, paseamos, comimos, compramos chocolates, y cuando ya la tarde caía volvimos a Gante. 

Volvimos al centro de Gante al anochecer , ya no nevaba y decidimos conocer los tradicionales y característicos bares de Gante (pegadito al río no os perdáis visitar: Het Waterhuis Aan De Bierkant), y comer en uno de los puestecitos callejeros un genial Hot Dog.

Tercer día:

Dejamos a primera hora el hotel y nos cogimos el tren a Bruselas, última parada. El hotel estaba en una de las zonas más caras de Bruselas, y estaba decorado de manera imperial.(Hotel Izan Avenue Louise) La habitación era un mini suite enorme y comodísima. Desde allí comenzamos a caminar, ese día medio nevaba pero a nosotros la nieve ya nos daba lo mismo. Primer destino Museo de Bellas Artes, Gran Palais, Maneken Pis y la Grand Place. Toma de contacto realizada. Y ya comenzamos a ver el arte mural, entro todos los atractivos de Bruselas, ambiente, chocolate, cervezas, arte, está el cómic, y además como cuna del cómic europeo en el año 2012 llevó a cabo un proyecto en sus calles donde numerosos dibujantes hicieron sus homenajes en las paredes de los edificios. (ruta del comic) Con la excusa de buscar los murales a los que como yo amáis el cómic, podemos sumarle que vas viendo un montón de rincones en la ciudad. En nuestro caso paseamos todo el centro de la ciudad, llegando a recorrer los kilometros de mercadillo navideño. Comimos de menú en el Brueghel Tavern, un sitio muy recomendable, rica comida, y excelente wifi. Caminamos hasta las Galerías comerciales, Iglesia de Santa Catalina, y seguimos fotografiando rincones con preciosos murales. Visitamos la catedral de Sant Michel, y vimos a Bela Bartok, al Quijote y Sancho Panza, y no pudimos visitar el mundo de los Pitufos pues estaba cerrado. La lluvia comenzaba a ser desagradable, nos recogimos al hotel, y salimos a cenar a un estupendo italiano otra vez, no fue a posta, es que era el que mejores opiniones tenía y con razón. No recuerdo el nombre, estaba cerca del Hotel en una pequeña calle peatonal. 

Cuarto día: 

Cerramos maletas y nos dispusimos a aprovechar la mañana, hasta la tarde no nos esperaba el vuelo de regreso. Lo primero llegamos a la zona del Museo del cómic (siempre caminando,cogemos pocos transportes nosotros) y como era temprano y no habíamos desayunado nos sentamos en el que creo fue el mejor sitio que podíamos haber elegido. 

(Arcadi Café
Koninklijke Sint-Hubertusgalerijen
Arenbergstraat 1B
1000 Brussel
Bélgica)


Fuimos hasta el Museo del Cómic, y allí nos demoramos un par de horas, es un museo fantástico, de los que hay que conocer si te gusta el cómic aunque sea un poquito. Tras visitarlo y viendo que hacía una bella mañana decidimos seguir buscando murales por la ciudad lo que nos llevó hasta Hal Halleport, casi lo que pudiera llamarse el perímetro defensivo de la antigua Bruselas, volvimos, siempre andando hasta el hotel, eso si primero paseando por las avenidas de Waterloo y del Toison d'oro donde se pueden ver, en mi caso solo eso, las mejores boutiques de la ciudad. Nosotros mucho más mundanales buscábamos donde comprar cerveza. Al final al lado de hotel tras varias horas de pateo acabamos comprando unas 36 cervezas en el carrefour expres a muy buen precio. Rehicimos maletas, pues el viaje incluía facturación de maletas a la vuelta, algo muy bien pensado para el tema compras, y nos fuimos a comer algo rápido pues tocaba volver. Taxi a la estación central y de tren hasta el aeropuerto. El viaje tocaba a su fin. 


Nuestras cervezas preferidas:

Además de la rica La Chouffé, nos encantó la Duvel, la Brugse Zot, la Chimay, la Leffe, Mort Subite, Oerbier, Bons Voeur, Carolus....podría seguir días, dejémoslo así...

Álbum de fotos: solo si tenéis Facebook

Flandés y sus ciudades: https://www.facebook.com/artemisya/media_set?set=a.10205817765668552.1073741838.1389611043&type=3
Arte mural en Bruselas:https://www.facebook.com/artemisya/media_set?set=a.10205863713017207.1073741840.1389611043&type=3
Exposición de hielo, El Hobbit: https://www.facebook.com/artemisya/media_set?set=a.10205987282306362.1073741842.1389611043&type=3



martes, 11 de agosto de 2015

Algunos libros buenos (11º parte)

El Mal camino, Mikel Santiago
432 págs.

En la tranquila provenza una marchante de arte y un afamado escritor están buscando la paz para que su hija adolescente encuentre su equilibrio tras una vida turbulenta en Londres. Un extraño accidente, unos amigos de dudosa confianza, una historia turbia, un hombre perturbado, una genial trama que te mantiene en vilo durante las cuatrocientas páginas.


A flor de piel, Javier Moro
496 págs.

Un historia real novelada que todos debemos conocer, la expedición filantrópica del doctor Balmis, el coraje de la enfermera Isabel, unos huérfanos buscando un futuro por las Indias, y sobre todo la historia de como las grandes mentes y la gente con coraje como los protagonistas lograron salvar miles de vidas gracias a la vacuna de la viruela y el extenderla por todos los territorios conocidos. Una novela maravillosa y además muy instructiva, leerla y no os defraudará ni una página.


Tu nombre después de la lluvia, Victoria Alvarez
584 págs.

Una historia escrita hoy, que bien podría haberla escrito el genial Sherlock Holmes. Irlanda, una banshee, una castillo, un millonaria, un heredero de transilvania, un heredero escocés. Investigaciones paranormales, asesinatos, brumas, secretos, amores oscuros. Todos, todos los ingredientes de una buena intriga del siglo XIX, una ambientación perfecta y unos protagonistas exquisitos. Una novela diferente aunque a los que os guste el género os apasionará.


JO NESBO: La estrella del diablo, Némesis, Petrirrojo, y una larga lista

El detective harry Hole, y muchos casos fabulosos harán que cualquiera de sus novelas os merezcan la pena. Si os gustan los libros de investigaciones serias, buenos protagonistas y geniales tramas, cualquiera de este escritor os gustará.


Parte 1

Algunos libros buenos (10ª parte)

La vida de Sarah Thornhill, Kate Grenville
272 págs.

A mediados del siglo XIX, la joven Sarah Thornhill lleva una sencilla vida en la colonia australiana de Nueva Gales del Sur. Vive junto a su taciturno padre, ex presidiario, su estricta madrastra, su hermano Will y los criados de la familia a las orillas del río Hawkesbury, desde donde zarpan los barcos en los que su herman o, y Jack Langland, su gran amor, salen a la caza de focas y ballenas, único modo de conseguir ahorrar y poder labrarse un futuro independiente. En ese aislado enclave todo parece tranquilo, solo la presencia de la población aborigen parece inquietar a parte de la familia Thornhill, ¿a qué se debe tanto miedo? Pero de repente una inesperada muerte y una no menos sorprendente visita harán que la vida de los Thornhill y de Jack dé un giro radical y que salgan a la luz ciertas heridas del pasado que aún permanecen abiertas.

El Don de Ana, Cecilia Sanmartin
416 págs.

Una preciosa historia, la de una pequeña maltratada por la vida en Colombia, que encuentra a una monja que será su ángel. Viajará a EEUU donde como niñera de una familia acomodada su vida, su historia dará un giro completo, encontrará el
amor, la familia, el cariño, todo. Una lectura amable y bonita.

El brillo de la estrella del Sur, Elizabeth Haran
512 págs.

Un bello amor en plena guerra, unas tradiciones y palabras mal entendidas, y un reencuentro. Con solo esta linea se puede resumir esta novela, que te engancha desde el principio por su belleza e historia.


La llamada del norte, Claire Bouvier
416, págs.

Una bella joven queda huérfana en Hamburgo a finales del XIX, y una antigua amistad por correspondencia hace que sus pasos se dirijan a Canadá buscando un futuro. Allí se encontrará con muchos problemas, pero también con muchas sorpresas felices que le proporcionarán ese anhelado futuro.


El Amante Japonés, Isabel Allende
352, págs.

Irina logra un buen trabajo, consigue cuidar de los pacientes de una residencia de ancianos, allí conocerá a Alma Velasco, cuya historia llena de amor, pasión, respeto, familia, dinero, etc, le cambiará la vida. Alma Velasco vivió una verdadera historia de amor, que todos debéis conocer y leer.




Algunos libros buenos (9ª parte)

Un año casi después, pero no quiero perder las buenas costumbres, así que vamos a por la 9º parte

ZAPATOS ROJOS PARA SALTAR EN LOS CHARCOS
NACHO MONTES , LA ESFERA DE LOS LIBROS, 2014

Nº de páginas: 256 págs.

Esta novela es una historia de mujeres en guerra con la vida, de amistades cómplices, de almas comunes.Hay noches de confidencias con los amigos que hacen que el mundo parezca más amable y la vida menos difícil.Los secretos de la amistad siempre forman hilos difíciles de romper.Hay secretos que nos encadenan a personas que nunca imaginamos. Lugares que guardan para siempre el alma de quienes los habitaron.Esta novela es una caja de secretos.







LA PIEL DORADA, Carla Montero
400 págs.

Una serie de asesinatos en la Viena de principios del siglo XX. No es la novela del año, pero si está bien montada, hilada y muy muy entretenida. Los personajes muy bien caracterizados y la historia muy bien llevada. 









La tienda vintage de Astor Place, Stephanie Lehmann
400 págs.

Una tienda de ropa Vintage en pleno Manhattan, una anciana que quiere vender sus preciosos trajes, un diario en un baúl, y la historia de una joven que queda huérfana y en la ruina, y decide en pleno comienzo del siglo XX hacerse a si misma. Una preciosa historia de esas que te atrapan.


La Sonata del Silencio, Paloma Sánchez-Garnica
896 págs.
Marta Ribas tenía un futuro prometedor cuando conoció a Antonio, pero una lealtad mal entendida trastocará sus vidas. Cuando Antonio cae enfermo, Marta se ve obligada a ponerse a trabajar, exponiéndose a las murmuraciones del vecindario y a la indignación del esposo, humillado en su hombría. Pero a Marta se le presenta una inesperada oportunidad que le permitirá salvar su propia supervivencia y la de su hija, y encontrar, por fin, su lugar en el mundo.La sonata del silencio es una novela de pasión, celos y sueños anhelados. Un novelón de los de no dejar de leer, una gran historia perfectamente contada.


La felicidad es un Té contigo, Mamen Sánchez
336 págs.

¿Donde está Atticus? el dueño de una revista ha desaparecido y sus cinco empleadas, responsables de una de sus revistas deben encontrarle para no quedarse sin empleo. Historia de mujeres, de amor, de amistad, de todo. Una
novela divertida, romántica, de amigas, de todo, una novela muy muy recomendable.


Pasaje a Tahiti, Eva García Sanz
480 págs.

Mallorca y una de los emporios de perlas más fructíferos de la historia. Una
familia, un tio innombrable, una historia de amor, una búsqueda de identidad, y una preciosa historia en medio de todo. No os la perdáis.




miércoles, 24 de septiembre de 2014

Algunos libros buenos (8ª parte)


El Pantano de las Mariposas
Federico Axat
496 páginas.


Una historia de esas estremecedoras, de niños sin inocencia, de paseos por el bosque, de juegos, de ternura, de violencia, recuerdos de una infancia que te acompañan toda la vida. Y todo ello durante un verano. Ingredientes todos ellos bien cocinados, una novela que homenajea a los clásicos sin desmerecer ni una linea.







El Puerto del Perfume 
Elizabeth Ming
512 páginas

Sally se embarca en una aventura sin igual, de nuevo novelas de lugares y momentos lejanos, exóticos, cargados de mor, aventuras e historias. A mi me ha gustado mucho esta novela, y os la recomiendo para relajar mente y cuerpo y disfrutar leyendo.









Calle Berlín, 109
Susana Vallejo
320 páginas

Una casa de vecinos, un asesinato, fantasmas, desconocidos, un policía retirado y al final todos revueltos. Un genial libro de intrigas, historias humanas mezcladas en el 109 de la calle berlín.










Juliet 
Anne Fortier
760 páginas

Deshechando creencias, este libro nos cuenta que Romeo y Julieta no nacieron en Verona, nos explica de donde procede la verdadera historia, y nos mezcla en la misma, con las mismas rencillas familiares que perduran en el tiempo hasta la actualidad. Y de fondo la Toscana italiana.






La vida cuando era nuestra
Marian Izaguirre
416 páginas

La vida te da todo, y a veces te lo quita, y esa es la historia de Lola tras la guerra civil española. Pero aparecerá Alice en su vida, y sin que ella lo sepa, todo cambiará de rumbo. Magia, historias bellas, mujeres fuertes, y un libro precioso, de esos especiales que no puedes dejar de leer y que sientes tristeza cuando lo terminas.











Parte 1

lunes, 22 de septiembre de 2014

Algunos libros buenos 7º parte

Hace mucho que no escribo consejos literarios, ahí van mis novedades, que son muchas, pues hemos acumulado.

La Boda de Kate- Marta Rivera de la Cruz

Nº de páginas: 400 págs.




Cómo siempre una novela entrañable, una propuesta de matrimonio a los 72 años trastoca la vida tranquila y placida de Kate en Ribanova, escenario de las novelas de esta gran escritora, de la que recomiendo no sólo este libro si no cualquier otro de ella.





La Gardenia Blanca de Shanghai
Belinda Alexandra

Páginas: 608.

Otra novela preciosa de  esta autora estupenda, uno de los grandes descubrimientos. La exraordinaria vid de Anya Koklova, sus primeros años con su familia, y sus posteriores aventuras desencadenadas por una horrible guerra, amor, fiestas nocturnas, traiciones, desengaños, pobreza, lujo, hay de todo y bien documentado. Un lectura muy bella.



Petirrojo
Jo Nesbo
592 páginas


Cambiamos de género, ahora intriga, asesinatos, pasado y futuro que se entremezclan. Leningrado, Viena, Noruega, y un largo etcétera. Muy interesante, y creo que no es la mejor de este autor de novela negra.







El Color de los Sueños
Ruta Sepetys
320 páginas



Nueva Orleans, 1943, y con eso ya debería de pareceros interesante, ahora añadir la historia de una niña llamada Josie, y la historia de los burdeles y tabernas de la ciudad. Un libro muy bonito. Del autor de otra pedazo de novela: Entre tonos de gris.






La Herencia de la Rosa Blanca
Raquel Rodrein
644 páginas

Cuatro familias y tres generaciones cuyos destinos están entrelazados por la obsesión de una venganza.Al principio es complicado el tema de los personajes, pero luego todo encaja y engancha.









Lo qué encontré bajo el sofá
Eloy Moreno
320 páginas



Una delicia de novela, no tanto por la historia, si no por las historias que cuenta de Toledo, cargado todo de magia, al cerrar la novela lo único que quieres es ir a visitar la ciudad y repetir los recorridos que plantea el autor.






jueves, 21 de agosto de 2014

Un paseo de diez días por Normadia, Bretaña y Loira. (III)

Día 7
Tocaba día largo, de coche y múltiples visitas, pero como las carreteras son buenas y habíamos planeado parada casi cada hora no parecía que se fuera a hacer muy duro.
Primera parada Vitre, último pueblo de la región Bretaña que íbamos a visitar, en Bretaña hay varios pueblos que guardan especialmente el encanto medieval, por ejemplo Becherel, Fourgeres, o Vitre. Es un pueblo precioso con un castillo de cuentos y leyendas, una parada pequeña pero encantadora.

De allí cambiamos de región y nos mudamos al Loira, atrás dejábamos la opulencia social de Normandía, la belleza austera de la Bretaña, y nos sumergíamos en la pomposidad de la realeza.
Le Mans, todos la conocemos por sus carreras, pero en realidad es mucho más que eso, es una ciudad preciosa, de callejuelas empedradas, casas medievales, forja en sus ventanas, farolas de vidrio pintado, y sobre todo dueña de una catedral imponente que domina el centro entero de la ciudad.

Del circuito de coches no puedo hablar, porque la verdad es que debe ser un secreto a voces y allí no ves ni cartel, ni indicación ni nada de na, “¿igual no están muy contentos con ello?”, sea lo que sea, verse no se ve nada.
Próxima parada Angers, con su tapiz de 130 metros del Apocalipsis, su catedral de torres infinitas, y donde comimos velozmente, para poder seguir el largo camino.
Sumergidos en los paisajes del valle del Loira, y del Indre (todos ellos invitan a sentarse con un mantel de cuadros, una botella de vino y un poco de queso, todo hay que decirlo) llegamos a Saumur.
Saumur es una belleza de pueblo con Castillo en alto como en las películas, evidentemente su palacio es muy interesante, pero también lo son sus vistas.

Para no retornar a la autopista, empezamos a coger carreteras comarcales por donde vimos que había más castillos. (En la información turística que nos dieron del valle, aparecían unos 70 castillos visitables, al parecer están clasificados por hectáreas. Aun así cada poco tiempo si vais por carreteras secundarias podréis ir quedando anonadados con los palacios “menores “ que se van viendo)
Tras salir de Saumur nos topamos con el Castillo de Monstsoreau, lo pudimos fotografiar desde la otra orilla del río, y era magnífico ver el conjunto entero. 

De allí, y aún sin saber cómo acabamos en el castillo de Ussè. Una de las maravillas del valle, sin incluir entre los más visitados, y posiblemente, no sé si por ser el primero, el que más me gustó. En Ussè Perrault se inspiró para escribir la Bella Durmiente, y así lo han recreado en una de las alas del palacio.

Y por último, ya muy cansados pero con la adrenalina a tope por lo que estábamos viendo en el valle, llegamos a Villandry. Este Chateaux pertenece a españoles, pues lo compró un español botánico casado con una americana millonaria. Y él y su amor a las plantas fue el que restauro la imagen que hoy se ve, los jardines más bonitos de todos los castillos del Loire.


Podéis imaginar ya el cansancio, pero aún teníamos que llegar a Orleans. La llegada a las 9:30 de la noche, aunque aquí nos pueda sorprender nos creó problemas para lograr cenar. Llegamos a un hotel (http://www.oceaniahotels.com/hotel-escale-oceania-orleans) muy cuco, y gracias a dios situado a diez minutos caminando del centro histórico, donde al final logramos cenar genial y muy bien de precio (Volpone https://plus.google.com/114340995674883172285/about?gl=es&hl=es). Para no tentar a la suerte repetimos al día siguiente, eso sí esta vez a las 8 de la tarde, mucho más acorde a sus horarios.

Día 8:
Día de Castillos.
Primera parada, paseo y café de lujo en Amboise, vista del castillo por fuera, y por le clos Leonardo da Vinci, morada que Francisco I cedió a Leonardo Da Vinci para pasar sus últimos años. No está nada mal, la casa y los jardines (hoy recreados con sus inventos para goce de los más pequeños) No entramos en ellos por un motivo económico fundamentalmente, las entradas cuestan alrededor de 12 euros cada una, si entras en todo te dejas medio presupuesto en tan solo un día, debíamos priorizar.
Segunda parada: Chenonceau.
Este Castillo que tomó forma gracias a 4 mujeres extraordinarias es una joya por donde está, por como es, y por lo que encierra dentro. Una verdadera Maravilla, no es de extrañar que Catalina de Medicis, al fallecer su marido le dijera a la querida que se largara tomando plena posesión de la casita de campo. Claro que a ella le dio en su defecto el de Chaumont sur Loire, que tampoco estaba nada mal.

Paseo con vistas a Blois, donde la casa de Houdini nos da la bienvenida con una original puesta en escena, y donde la estampa no puede ser más sublime. Y de allí camino a Chambord, última parada en nuestra conquista de castillos.
Chambord es descomunalmente grande o más. Es simplemente una casita que Francisco I se hizo para ir a cazar, con más de 400 habitaciones, parece ser que solo pasó allí unos 15 días en total. No sólo es grande el castillo, el bosque que lo envuelve tienen kilómetros a la redonda, cazar se debía cazar bien, a día de hoy pudimos ver en su hábitat natural un enorme jabalí.

El día no daba para más, nos podía el cansancio, y ese empacho tan bonito, como lo definió mi hermana en Facebook. Y aprovechamos para visitas la tranquila Orleans, con su catedral gótica preciosa, y sus calles animadas.

Día 9
Último día, se levantó frío, pero ya nos debíamos recoger, por ende tampoco era muy importante, parada a ver la cumbre del gótico: la catedral de Chartres con su precioso y misterioso laberinto que decora su suelo, no pudimos visitar las criptas pues se nos hacía tarde, pero si nos deleitamos con su altura y majestuosa elegancia. De ahí a Beauvais, cruzando Versalles y París, con lluvia, tráfico y un sinfín de circunvalaciones. Lo hacían a posta para que no sintiéramos tristeza al irnos.




Resumen, sigo sin entender lo poco que trabajan los franceses con todo el perdón del mundo, pero no envidia, pues resulta que todo todo hace el mismo horario, por ende por cuando salen se encuentran con todo cerrado. Los horarios en zonas de turismo un poco más permisivos, cocina hasta las 10:30, y a mediodía nada más allá de las 14:30, en fin, cómo nos interesaba comer, pues nos adecuamos. Pero ver un maravilloso pueblo como Deauville lleno de glamour a las 7:30 totalmente vacío, aun haciendo sol y una preciosa tarde, da mucha pena.