Por si te olvidas de mi...

domingo, 21 de julio de 2019

Rumania, Transilvania y Los Carpatos 2018

Un vuelo por la tarde en pleno julio nos llevó hasta la capital de Rumania. De allí, cogimos un uber (el precio es irrirsorio) hasta el que era nuestro hotel.

RAMADA BUCHAREST PARC 4 ESTRELLAS un hotel magnifico, con unas instalaciones de primer.

Día 1 Bucarest

Nuestra ruta comenzaba por la noche, es decir incluía la cena de ese día para conocer al que sería nuestro grupo de viaje. Pero nosotrros habíamos cogido un día más con la intención de conocer previamente Bucarest.
Lo primero contactar con Ionel, nuestro guía, para conocer a que hora debíamos llegar por la noche.
Nuestra primera parada, tras volver a pedir un uber fue el escandaloso edificio del parlamento. Ostentoso, y exagerado domina la ciudad. Impresiona conocerlo, impresiona saber su historia, abruman sus riquezas, y sobre todo una vez que conoces todo quieres salir de ese lugar, ya que significa la opresión injustificada de un pueblo frente a una opulencia manifiesta de un tirano.


Tras esta visita, y bajo un sol de justicia, caminamos hasta el centro de la ciudad. Antigua, y elegantes se levanta Bucarest. Iglesias ortodoxas maravillosas y edificios abandonados , en perfecta consonancia.








Dos lugares donde comer y tomar algo imprescindibles en Bucarest:
Caru cu Bere
RESTAURANTE HANU 'LUI MANUC

Como el calor nos tenía fritos nos cogimos un uber para descansar un rato en el hotel y llegar a las 7!!! a la cena. Los horarios de las comidas fueron un motivo de discursión durante todo el tour.


Día 2 Bucarest, Cozia, Sibiu, Bazna
Salimos hacia Sibiu atravesando la región de Valahia.

En el camino hici,os una breve visita al monasterio de Cozia, uno de los más antiguosde Rumanía (siglo XIV).

Ya habíamos conocido a nuestros excepcionales compañeros de viaje, 4 riojanos magníficos, y dos alicantinos estupendos. No podíamos haber tenido mejor compañía.





Continuamos el viaje a través del Valle Olt y el Paso Torre Rojo, la antigua frontera de Valahia con Transilvania.
Tour de ciudad en Sibiu visitando la Plaza Grande, la Plaza Pequeña, el Puente de las
mentiras y también la Iglesia Evangélica.




Llegada por la tarde a Bazna.

Dia 3: Bazna*Medias, Biertan, Sighisoara, Bazna,

Por la mañana paseo en carruaje hasta visitar una antigua iglesia fortificada. Después visita a ciudad de Sighisoara con la Torre del Reloj, la casa natal del conde Dracula y la Iglesia de la Colina.






Por la tarde vista a Biertan y cena folclórica.



Día 4: Barna, Turda, Cluj Napoca Shigetul Marmatiei

Salimos hacia Turda y visitamos la famosa mina de sal. Después nos dirigimos hacia la ciudad de Cluj Napoca dondevisitaremos la catedral y tarde de visita en Shigetul para conocer el “cementerio alegre”.








Día 5: Viseul de Sus a Bistrita

Por la mañana salimos hacia Viseul de Sus donde la locomotora de vapor nos espera. El ferrocarril de vía estrecha (76 mm) nos lleva a través de un bosque salvaje y romántico en los montes Cárpatos. Durante el recorrido además de los hermosos paisajes se pueden admirar muchos puentes y túneles. El Valle de Vaser fue utilizado en el siglo XVIII por la monarquía austriaca como una vía de agua a través de los densos bosques de los Cárpatos. Al mediodía picnic con bebidas incluidas en las montañas. Por la tarde traslado de Viseu a Bistrita.








Día 6 Bistrita, Sovata,Predeal
Por la mañana salida en bus hacia Sovata, estación conocida en el mundo por sus aguas termales. Hacemos un recorrido en locomotora de nuevo, por via estrecha. Cetatii y  regreso. Después salida hacia Predeal pasando por Praid y Homorod.


Día 7 Preal, Brasov, Bran, Sinaia, Bucarest

Por la mañana salida hacia Brasov. Breve recorrido por el casco antiguo de la ciudad. Continuación hasta el castillo de Bran que también es conocido como el Castillo de Drácula. Después, breve parada en Sinaia para ver el Castillo de Peles, antigua residencia de los reyes de Rumanía, la familia de Hohenzollern. Por la tarde hacemos el tour panorámico de Bucarest, la capital de Rumania, incluyendo la visita a la Iglesia Patriarcal y el Museo de la Aldea.





Día 8 Bucarest – Fin del viaje

Fue un viaje muy divertido, pero muy mal organizado por parte del touroperador. Por lo demás, muy barato, un país verde como nunca vi otro, unos bosques frondosos, que no me extraña que sea elegido como vivienda por los osos. Gente muy humilde, pero con unas materias primas de primera calidad, y unos paisajes que cortan la respiración.
Un país lleno de convulsa historia por su situación geográfica, y para visitarlo al menos una vez en tu vida.

domingo, 14 de julio de 2019

Golfo de Nápoles y Costa Amalfitana ¡Dolce far niente!

Mi país amado, Italia. Y cada año debo volver pues si no la nostalgia puede conmigo. Y más desde que he perdido mi día a día escuchando y hablando tan bella lengua.

Vengo a contaros mi viaje de primavera del 2018. Nunca es tarde si el objetivo es bueno.

Viajamos a Nápoles vía Roma. Los viajes directos a Nápoles son como los ríos, que aparecen y desaparecen. 
En el aeropuerto cogimos nuestro coche de alquiler tras trasladarnos a la zona de alquileres en las navetas para ello destinadas. Nuestra compañía, que ya la habíamos usado fue Sicilia by car, nos gusta y suele salir bien de precio sin sorpresas. 

Habíamos cogido un precioso hotel con encanto en Cava dei Tirreni, Hotel scapolatiello, una oferta maravillosa de Voyage Privé, estaba distante pero merecía la pena. 


Tras comer en el Hotel, salimos a Salerno, donde pudimos deleitarnos con una visita a Il Duomo, tomamos un café de esos que solo saben hacer allí y salimos a conocer nuestro primer pueblo de la Costa Amalfitana: Vietri sul mare, avanzamos hasta Cetara y volvimos al Hotel para cenar en el que fue nuestro restaurante habitual de las vacaciones, Maximum

Día 2:

Ese día, no podíamos esperar más, nos trasladamos hasta el parque arqueológico de Pompeya, entrando por Villa dei Misteri. La entrada cuesta 13 euros e incluye plano y mini guía. No puedo describir con palabras lo que significó ver Pompeya para mi.
Existen tres rutas de diversos recorridos y duración.
Nosotros estuvimos 5 horas aproximadamente y las hicimos todas, eso sí a un ritmo ligero. Hacía bastante calor, pero nos permitió pasear, y patear dejándonos exhaustos tanto física como animicamente, la belleza de los restos de Pompeya no son equiparables a nada que haya visto anteriormente.









Desde allí nos trasladamos a Sorrento, ese pueblo que ya conocía y que me tiene enamorada. Las fotos os dirán por qué.



Un helado, unas compras típicas: Limoncello tradicional, jabones de limón y un precioso paseo desde la Marina Piccola donde habíamos dejado el coche en el parking, y que tiene fácil acceso a la ciudad a través de un ascensor.

Día 3:

Según íbamos viendo que el tiempo podía o no acompañarnos, decidimos hacer nuestras rutas diarias. Ese día amanecía gris, por lo que decidimos pasar el día en Nápoles. 
Primera parada Museo Capodimonte, un múseo de visita indispensable, que contaba además con una exposición temporal de quitar el hipo.







Luego bajamos a la ciudad, aparcamos en un parkimg junto al Museo Arqueólogico Nacional y comenzamos la pateada. No hay mejor manera para conocer a fondo un sitio que perderse y pasearlo. Era mi tercera vez en Nápoles, pero la primera de turismo, lo que supuso un descubrimiento para mi, e hizo que aún me gustase más la ciudad. Aunque creo que Nápoles tiene tantos constrastes que o te enamora o te espanta. Ya sabéis que a mi me ha tocado lo primero.
Nuestras paradas más emblématicas:
Capella San Severo, suele haber cola, pero es una visita imprescindible.
La capilla de las Siete Misericordias, con el gran lienzo de Caravaggio; una visita magnifica indispensable para los amantes de Caravaggio como yo.

Nuestra comida fue recomendada por autóctonos de la ciudad, y fue un éxito rotundo, el mejor ragú que he probado, es preferible reservar, pero no dejéis de hacerlo. Tandem.

Paseo hasta el Teatro San Carlo, el Castelnuovo, hasta apoyarnos en las terrazas que dan al Mar, con sus vistas impresionantes. Como seguía llovizneando volvimos caminando por Via Toledo, viendo la Catedral, San Giovanni, Il Gesù, y todas las callejuelas típicas napolitanas por las que a uno no le importa perderse.

Día 4:

Lo peor de esta zona es el tráfico, si podéis evitar los fines de semana y la temporada alta, vuestros nervios lo agradecerán. Tan entusiasmados estábamos con Pompeya que decidimos seguir haciendo de Indiana Jones y continuar con los parques arqueológicos que en esa zona pocos no son.

Hercolano: nos estuvo llovizneando, pero aún así pudimos pasearlos y seguir sintiéndonos pequeños ante tanta belleza.

Oplontis Villa Poppea : una visita para mi imprescindible. Muchas veces quien va en transporte de tren y demás pierde la oportunidad de acercarse a otros rincones que cómo éste, son espectaculares. Por eso una vez en coche, pese al tráfico, merece la pena. 
Como erra el primer domingo de mes y fueron las entradas gratuitas.
De allí nos fuimos a comer por recomendación de amigos a Mustava en Vico Equense, un rincón de gloria frente al mar, y pudimos pasar la tarde tomando cocktails frente al mar. Una experiencia de 10. 










Luego bajamos a cenar cerca del hotel a Vietri sul mare. a una pizzería en la plaza central.

Día 5: 

Compramos online los billete de ida y vuelta del ferry por unos 115 € los dos para ir a Capri desde Salerno.
 Fuimos con el coche y lo dejamos en el mismo parking del puerto, el barco salía a las 8:40 de la mañana 
El recorrido nos llevó por la Costa Amalfitana y tenía parada en Amalfi y en Positano.

Lllegamos a Capri como a las 10:30 tomamos un café y cogimos una naveta para subir porque el funicular no funcionaba. Esta nos dejó en la plaza principal de Capri donde  entramos en la oficina de información turística para coger un plano y dirigirnos a Villa Tiberio.
Tras una hora caminando en subida llegamos a la villa desde donde las vistas son insuperables, era muy listo este Tiberio. A la bajada dimos una vuelta por el pueblo y comimos en el grottino














Después de comer bajamos y tomamos un limoncello speed por 8 € y un gintonic también por 8 € merece más la pena que el café que fueron 4 € 

A la vuelta en el barco fuimos en la parte superior para ir haciendo fotografías de la Costa Amalfitana merece la pena.

A nuestra llegada recogimos el coche y como era domingo de Pascua había  muchísimo tráfico por lo tanto  los 20 minutos que habíamos tardado por la mañana se convirtieron casi en una hora para llegar hasta nuestro hotel. 

Día 6:

Cogimos el coche para subir al Vesubio ya que el día se había levantado muy claro .
Fuímos con el coche hasta lo más alto  del parque donde por 4 € subida y bajada nos llevaron desde el parking hasta lo que es la Piazzetta de entrada al Vesubio. (entrada 10 euros)

Desde ahí son tranquilamente 2 km de subida en pendiente y bastante jodida 














El Vesuvio merece la pena: ver el cráter, los paisajes des de lo más alto, todo el Golfo de Nápoles, etc.
Desde allí seguimos con nuestra ruta de parques arqueológicos y nos acercamos a ver Villa San Marcos y Villa Ariadna lo que son las excavaciones de Castellammare di Stabia. No son fáciles de localizar pero son unas verdaderas joyas artísticas ambas. 


De allí cogimos una carretera pequeña que cruzaba toda la montaña hasta Amalfi, en Amalfi paramos en un parking que había cerca del puerto y fuimos caminando hasta ver la catedral.
Il Duomo de Amalfi  es impresionante, la visita parece obligada. 
Y desde allí paseamos toda la costa en coche hasta llegar a cenar il principe e la Ciavetta , un restaurante precioso y donde comimos de locura. 

Día 7:

Tocaba volverse pero no sin antes seguir visitando espacios increibles como la Magna Grecia, es decir bajamos para ver los restos griegos de Paestum (9 euros entrada incluyendo el museo) Un espacio increible para los amantes de la cultura. 








Luego, dado que estábamos en la zona apropiada, donde está las bufalas, visitamos una tenuta (Tenuta Vanulo) donde compramos crema de chocolate realizada con leche de bufala. Y pudimos conocer como se crían y como son, una visita muy impresionante, y recomendable. Saber que de estos increíbles animales provenientes de Asia y que solo se crían en Europa en esta zona y poco más, se utiliza absolutamente todo. 

FIN