Por si te olvidas de mi...

viernes, 29 de febrero de 2008

Alineación de astros


Creeís en los planetas, los zodiacos, y aquello de que nuestro destino está escrito en las estrellas?
Yo la verdad es que no demasiado, pero si que creo que hay momentos que tienen chispa, y ayer algunos de nosotros tuvimos el placer de vivirlo. Como es propio en nuestro caracter, la persona que vive en Madrid es hospitalaria por naturaleza, y así somos nosotros, y más cuando encima tenemos que acoger a una pedazo de persona, como era la que ayer estuvo en Madrid dedicándose a sus fans....les hablo de Jerónimo Tristante. Como? qué no les suena? pues ahora mismo les pongo al día, Jero, que así le llama su entorno más cercano, es un hombre alto, de pelo rizado, con mirada traviesa y gesto limpio. Con vocación de humorista, este profesor de biologia, está intentando hacer de su hobbie una forma de vivir; y parece ser que lo está consiguiendo.
Pero no, esto no tiene nada que ver con el hecho de que se alineen los planetas en diferentes casa zodiacales; sino más bien tiene que ver con el trabajo duro, el esfuerzo, la ilusión y el querer alcanzar un sueño. Con cuatro novelas publicadas a su espalada, ahora empieza a cruzar las fronteras, para deleitar con sus historias a franceses e italianos...estamos convencidos que las fronteras se ampliaran para él mucho más alla de los paises vecinos. Y qué es lo que él da en sus novelas, el resultado de todo lo que ya mencionabamos antes, trabajo, esfuerzo, simpatía, y muchos mas ingrendientes especiales.
Por si con eso no teneís suficiente, os contaré que además ha creado a todo un personaje, Victor Ros, un detective que se nos presentó en su primera novela, El Misterio de la Casa Aranda ( su tercera publicación, tras Crónicas de Jufré y El Rojo en el Azul)como un hombre humilde, con mucho por aprender, casi como su autor. Pero que en su segunda novela, el Caso de la Viuda Negra, se desenvuelve con soltura, derrocha madurez, y parece que ya ha aprendido mucho para poder deleitar a los lectores; y creanme sabe como hacerlo.
Todo esto para decir que sus novelas merecen la pena, que denotan un buen trabajo, pero que además te hacen pasar unas buenas horas de grata lectura, donde los problemas se evaden de tu mente, para volver a ella solo cuando cierras las tapas. Y en definitiva, quería hablar del autor, que además de buen escritor es una persona locuaz, divertida, cercana y cariñosa, por consecuencia aquello que escribe tiene que estar a su altura.
Y casualmente, como antes avanzaba ayer estuvo brevemente en Madrid, donde algunos foreros de abrete libro, pudimos gozar de su compañia, y en torno a una gran mesa, compartimos mucha bebida( que se lo digan a mi cabeza y a la de algunos más); compartimos viandas ( algo escasa teniendo en cuenta la resaca); hubo firma de libros; amena charla; anecdotas desternillantes ( si alguna vez tienen el placer de conocer al escritor no paren de escucharle, y preguntelen por la sosa caústica....) y sobre todo, pudimos compartir un momento grande, donde dos pedazos de contadores de chistes, estuvieron haciendo una verdadera batalla , Barco y Jero, se enfrentaron para suerte nuestra, y todos pudimos reir, reir y reir...que más se puede pedir a este murciano, que ayer nos reunió y nos hizo pasar tan agradable y divertida tarde. Claro como nosotros además no nos quedamos atrás con esto de acoger, por si acaso seguimos de fiesta en frente de su hotel, por si el hombre volvía y le apetecía tomar algo, Pues no somos nadie los Madrileños¡¡¡¡ Menos mal que volvió tarde...no quiero pensar como hubieramos acabado...

3 comentarios:

Bea dijo...

Grandisima critica,a la altura de la noche!

Violeta dijo...

Buena crónica, Arte!!!
Estoy de acuerdo contigo en todo lo que has escrito de Jero como autor. Como persona, aun me queda tiempo spara conocerlo, pero no será por falta de ganas. Su fama le precede, y aun sin conocerlo personalmente, se le tiene muchisimo cariño.
Qué bien lo pasasteis, se os ve en las caras!!!

Aelo dijo...

Buena crónica y que envidia más mala la mía, como me gustaría darme una vuelta por allá para poder conocer a personas semejantes.

Eso si, la fama que ya tienen (y no me refiero solo a Jero) cruza el charco.

Un abrazo