Por si te olvidas de mi...

jueves, 16 de julio de 2009

Tour por el sur de Francia vol.2

Y seguimos con el viajecito, un día diferente fue el que pasamos en Albi y alrededores, decidimos ir por carrteras secundarias, preciosas y oscuras, donde nos encontramos un tanque de maniobras, y por donde tardamos más de dos horas en llegar a Albi, ahora mereció la pena, pues los paisajes eran sobrecogedores, cruzando toda la Montaña Negra.

La preciosa e impresionante Catedral de Santa Cecilia, en ladrillo rojo, con un trabajo en piedra de la zona espectacular, en fin una de las catedrales más increibles que he visto. Junto a ella el edificio similar es el Museo de Toulousse-Lautrec, también me gustó mucho, y era un antiguo palacio. Y podéis ver sus callejuelas....







La siguiente parada fue un sacrificio, Cordes Sur Ciel, un sitio encima de una montaña, donde las nubes tapan el cielo cuando las hay, claro está, una cuesta de 20 minutos, con un sol de cuidado te hacia no querer subir, pero luego mereció la pena con creces...





De camino a Mountauban vimos un pueblo paradisiaco, se llama Saint Antonin noble val, delicioso, con su rio, sus flores...



Y la última parada Mountauban, hacia calor, el pueblo muy bonito, pero la segunda foto que es del Museo Ingres, por lo que yo relamente iba, resultó un fiasco , pues toda la coleccion del pintor nacido alli estaba en una expo temporal, pude ver, eso si , esa sala espectacular, y poco más...que pena.




La Siguiente rutita fue más tranquilita, , primera parada a primera hora Abadia de Fontfroide, una iglesia o abadia cisterciense, de las poquitas que quedan, ahora propiedada privada, un lugar precioso del que salen varias rutas a píe, el inconveniente que tienes que hacer la visita guiada cuya duracion es 1 hora y media, pero nosotros conseguimos escaparnos antes, la verdad odio las visitas guiadas...





Y de alli a Narbona, una ciudad muy bonita, con mucho ambiente y un conjunto catedralicio, castillo, hotel y demás espectacular, el fallo que tiene para mi es que dicho conjunto está tan embebido por la ciudad que se ve mal su magnitud...





Esa tarde comimos a orillas del mar, y pasamos un ratito en la playa, unas playas tranquilas y un mar calmado, una gozada, todo limpio y poco explotado turisticamente, muy relajante. Ah el pueblo en el que estuvimos playero era Gruissan:

No hay comentarios: