Por si te olvidas de mi...

viernes, 20 de noviembre de 2009

Enarbolemos una bandera a favor del Reader




Hace un mes, por motivo de mi cumpleaños, Enrique me hizo un super regalo, al menos para mi, que tanto me gusta leer. Un lector de Libros electrónicos. Ante esta nueva tecnología la gente reacciona de dos maneras:

1º les parece alucinante, y quieren verlo.
2º lo rehuyen como si llevara la peste porque a ellos lo que les gusta es el libro en papel en sí.

Todos sabéis que yo leo bastante, o mucho según apreciaciones, y que poca gente mejor que yo aprecia el valor de un libro con todo lo que conlleva. Cuando comencé ha escuchar hablar de este aparatejo yo también tenia mis reticencias, poco a poco, y según me iba informando me iba pareciendo más útil. Finalmente tras tenerlo entre mis manos me convencí de su utilidad. Y os voy a explicar porqué veo yo este bichejo tan necesario. Por un lado me puedo leer libros descatalogados, que desde hace tiempo estaban en mi ordenador, pero en la pantalla me daba pereza leerlos. También hay libros que por su formato son incómodos de coger, te apetecen mucho, pero parece que siempre hay algún otro que es mejor comenzar. Además puedes tener acceso a lecturas que quizás nunca, o de momento no irías a comprar, pero que de este modo ya no te parece tan innecesarias.

El reader no abulta mucho, pesa poco, es cómodo de coger, es fácil de utilizar, puedes leer un montón de novedades en otros idiomas, no consume casi, se puede leer comics (algunos en blanco y negro, pues no tiene color), te deja acceder a libros con formatos incómodos que de otro modo no cogerías, no cansa la vista, puedes ampliar la letra, e incluso ver los dibujitos, escuchar música mientras lees y hasta ver fotos.

No le encuentro ninguna pega, ahora eso sí, como toda tecnología que es pionera,esta no hace más que avanzar, y como todo lo buscamos pequeño (menos algunas cosas), los nuevos modelos están saliendo con pantallas cada vez más pequeñas, Y digo yo ¿ quién quiere leer minilibros? junto a este avance tambien tenemos las pantallas táctiles, cosa que empeora, bajo mi punto de vista, la calidad, pues tiene un mantenimiento peor, y son más defectuosas….

Conclusión: que os animo a todos a tener uno de esto, si os gusta leer y como yo tenéis un cerro de libros que ya no sabéis donde meterlos

4 comentarios:

José Angel Muriel dijo...

Creo que todos terminaremos rindiéndonos a esto. A mí lo que me preocupa es cómo lo convertirán en negocio. Los escritores seguimos firmando contratos convencionales, a la antigua usanza, en los que no se describe cómo sería el acuerdo en caso de que el libro se quiera comercializar en formato electrónico. Las formas del mercado aún no se han adaptado a la tecnología y la tecnología, por su parte, seguirá avanzando y pronto se quedará caro y obsoleto el lector que ahora está en vanguardia, como pasa con todo. Dicen que esta Navidad va a hacer la del lector de libros electrónicos.

En cualquier caso, gracias por tus opiniones, amiga.

Violeta dijo...

Babeando desde que lo ví en vivo y en directo. Que envidia cochina os tengo. Hoy va el día de envidias, jeje. A Jerom por ir a Barna al concierto, a vosotros por ese peazo de lector...... Yo quiero uno!!! Si no cae por Reyes, me lo auto-regalo.
Modo Loreal On:
Porque yo lo valgo
Modo Loreal Off!!

Besazos!!

Artemisia dijo...

pues eso que comentas Jose Angel tambien me parece preocupante a mi, independientemente de lo que me guste el reader, creo que hay que tener una legislacion clara y concisa, pero de igual modo será complicado llegar a ella aquí en España, cuando ni siquiera la actividad de escribir está regulada de manera profesional.

Takeo dijo...

Me alegro que te guste, Artemisia. El futuro viene pegando bocados a mandibula batiente y a eso no se le pueden poner paredes. Quizá la discusión esté en lo que dice Jangel, cómo compaginar derechos con avances. Es lógico que cada uno lea como quiera, igual que escucha música con vinilo, casete o CD. Creo que lo importante no es el medio, si no el respeto a todas las partes que consiguen que ese producto exista.
Que lo disfrutes
Takeo