Por si te olvidas de mi...

martes, 29 de junio de 2010

Turner y sus Maestros en el Museo del Prado



El jueves pasado tuve la oportunidad de ir a ver esta exposición. Gracias a los contactos de Miryam pasamos en visita oficial. Pero a parte de esa anécdota la exposición en sí me llamó la atención por su peculiaridad. La muestra se titula Turner y sus maestros. Y el resultado de la misma no es muy favorecedor para el protagonista. Debemos partir de una base, y es que a mi Turner y el estilo u movimiento que desarrolla no es totalmente de mi agrado. Si nos alejamos de esas percepciones totalmente subjetivas, en sí la exposición merece la pena, primero por la idea que plantea, y segundo por algunas obras realmente excepcionales.
Haciendo un recorrido por la obra de Turner, y haciendo excelsas comparaciones con maestros de la talla de Piranesi, Rembrandt (por cierto una de las obras expuestas de este artista es de lo mejor que se puede ver en esta exposición), De Lorena, Canaletto, Gainsborough, Poussin, y un largo etc; se llega a la conclusión de que siempre las comparaciones fueron odiosas. Pues parece que en estas luchas cualquiera de los otros artistas le ganan la partida. O quizás es simplemente que el ambiente cargado, opresivo, medio difuminado y de colores anaranjados no es el tipo de pintura ante el cual yo me quedo obnubilada. Las líneas definidas, los colores vivos de los otros artistas, las perfecciones en la perspectiva, y la sensación de copia envidiosa, dejan un regusto extraño en esta exposición que nos ofrece un planteamiento original, pero la cual resulta defraudar un poco.
Para no decir que todo es mediocre, he de reconocer que las últimas obras del artista, planteadas con soltura, ligereza, y cierta fotofobia, son verdaderamente novedosas, si tenemos en cuenta las fechas en las que las está realizando. Aunque quizás cualquier visitante poco conocedor de la evolución de la pintura no sea consciente de este hecho, pero ese toque impresionista en aquellos años, y sobre todo en Inglaterra es sumamente original.
En resumen, no me ha entusiasmado pero he podido apreciar algunos aspectos interesantes de esta obra del artista decimonónico.

No hay comentarios: