Por si te olvidas de mi...

lunes, 26 de septiembre de 2011

Viaggio a Milano

Un fin de semana increíble

Santa Caterina del Sasso

El pasado fin de semana he estado por tierras milanesas, concretamente lombardas y piamontesas. Gracias a una gran amiga he podido comprobar (aunque en Sicilia ya me había hecho a la idea) que Italia es algo más que arte y bellas ciudades, también tienen lagos, vegetación exuberante, jardines, pueblos bonitos, montañas enormes, etc. Junto a todos esos ingredientes, además ha hecho tres días de sol espléndido, quien puede pedir más.

El jueves por la noche llegamos tarde, y no pudimos ver nada, aunque si degustar una rica cena casera de mano se Stefania.
Ya el viernes amaneció un día soleado y decidimos aprovecharlo, no fuese que fuera el único. Primera toma de contacto con el Lago Maggiore, increíble, verde, azul, amarillo, todos los colores de la naturaleza en pleno esplendor. Visita turística a Santa Caterina del Sasso, un sitio levantado sobre un lateral de la montaña, que rompe directamente sobre e lago., un verdadero espectáculo. Después cogimos un barco para transportarnos al otro lado del lago, de allí paseo hasta Stresa, un pueblo lleno de palazotes de principios de siglo XX, lleno de hoteles y muy bonito aunque lógicamente muy turístico.

Isola del Silenzio, Lago D'Orta

La Roca de Anghera

Comimos tras darle vueltas a la montaña, y visitamos el Lago d’Orta con la Isola de San Giulio, la isla del silencio, una preciosidad. Y ya terminamos el día visitando Arona, y cenando en casa de Mario y Marinella que como siempre fue una delicia, comimos, bebimos y charlamos hasta bien llegada la medianoche.

La galeria Vittorio Emmanuelle


Il Duomo

Y el sábado tocaba Milán, otra mañana esplendida, que nos dio para mucho, Il Duomo, Galería Dante, Pinacoteca de Brera (Mantenga, Rafael, Carra, Chirico, Modigliani, Caravaggio, Artemisia Gentilleschi, etc.…) luego comimos bien en una terracita del barrio de Brera, vimos sus calles animadas y llenas de tienditas preciosas, y camino al Castello Sforzesco, donde no sólo vi la fortaleza espectacular sino también la preciosa Piedad Rondanini, tan poco terminada pero tan completa.

Pinacoteca de Brera

Castello Sforzesco

Piedad Rondanini

De ahí, paseamos por Via Dante, lleno de modelos, fotógrafos, gente, música, de todo. Y luego fueron buenos y me dejaron ver la Exposición de Artemisia Gentilleschi, que solo por ello hubiera valido el viaje. Quizás el conocer poco la obra de esa pintora hizo que la exposición me sorprendiera más, pero os la recomiendo si tenéis unos euros y un fin de semana libre. Y luego paseito en tranvía, un par de iglesias más y merienda a la italiana, cerveza y bocata por muy poco dinero. De allí cenita con los amigos y a mimar a casa.
Y así llegó el domingo, un día de nuevo soleado, cogimos varios barquitos para llegar a la Isola Bella, y después de pasearla, visitar el Palacio Borromeo y sus impresionantes jardines que dan fe de porqué le han llamado Bella.

Giardino Isola Bella

Y tras comer en una terracita, tocó volver en barco y llegar al aeropuerto que, como ya esperábamos, el vuelo estaba retrasado. Y así terminó nuestro viaje italiano, una experiencia única que ya estamos deseando repetir.

No hay comentarios: