Por si te olvidas de mi...

lunes, 20 de febrero de 2012

Cine en el Cine, The Artist, un clásico contemporáneo


Ayer ví esta, bajo mi opinión, fabulosa película. Incluso fui cogiendo notas de mis impresiones porque creía que ello iba a merecer la pena.

Lo primero la sorpresa, aunque ya avisada, de cine en Blanco y Negro, tras tantos años de colorines y tecnológicas. Que novedades proporciona esto?: primero la luz, la nueva tecnología también ha favorecido al blanco y negro, las imágenes sin bruma, la nitidez, etc.
Segunda novedad, vuelta al cine mudo, esta por mucho que lo preveas te impacta en pleno 2012. Si consigues que tu cabeza tenga claro que no estas viendo una película de primeros del Siglo XX, empezarás a sentir algo muy especial. El primer gran momento que yo veo es cuando tras la visualización de la escena final de una película en un cine abarrotado, esperas lógicamente el momento de los aplausos, que llegan pero no se escuchan. Para mi fue el primer golpe de efecto.
Por cierto está idea de cine en el cine, del comienzo de la película con el final de la proyección de un film de cine mudo hace que irremediablemente te acuerdes de Cantando bajo la Lluvia (muchas veces mi mente se fue hacía aquella magistral película)
Tras este momento no sonoro, la siguiente cosa que empieza a sorprender por qué resalta sobre lo demás, es la banda sonora, en este caso la música no acompaña la imagen de manera secundaria, sino que la voz es la Banda Sonora, por ello toma una relevancia especial, que en este caso logra perfeccionar el resultado.

Una vez que avanzamos en su visualización seguimos con sorpresas, la presencia de un perro, que creo ya está premiado, y no me extraña; actúa como un humano, hay una escena alucinante que se coloca junto a su amo el protagonista, en la mesa de desayuno, y comienza a imitar sus movimientos, esta escena te sirve de aperitivo a una actuación imprescindible para el conjunto de la película.

Siguiente aspecto que quiero resaltar el vestuario perfecto, elegante y precioso; ya viendo a las fans que esperan al actor protagonista a la salida del estreno te vaticina una pasarela digna del mejor París.

Otra escena que quiero resaltar es el momento en que la protagonista, en la película Peppy Mille,r realiza una escena propia del cine mudo más clásico y perfecto…ella con la chaqueta del chaqué en el camerino de él, no os la puedo describir, es una escena para verla y guardarla junto a los buenos recuerdos.

Escenas hay muchas, creo que en conjunto son todas perfectas. De manera genérica, es evidente que hago un balance sumamente positivo sobre esta película. Y no es que nada de lo que proponga sea novedoso, es que todo ello en conjunto ha logrado un gran film.

En cuanto a conclusiones propias, la importancia de lo sonoro, la importancia del sentido en si mismo del oído, el comprobar que sin ruido se puede decir mucho, en una época donde la polución sonora nos ataca y agrade, esta película es una remanso de paz. Y por otro lado las múltiples referencias a Cantando Bajo la Lluvia; el cine en el cine, el protagonista, la entrada del cine sonoro, y el final con la actuación bailada propia del cine musical. Todas ellas referencias que a mi me han ganado por la mano.

No hay comentarios: