Por si te olvidas de mi...

domingo, 26 de febrero de 2012

Hugo- Martin Scorsese




Hace unos años encontré un libro en las librerías, concretamente en la sección juvenil, un libro de gran grosor, pero cuyo texto estaba lleno de dibujos, ilustraciones, y tenía una edición verdaderamente deliciosa.

Lo compré, lo leí, y pude comprobar que no sólo era deliciosa la edición sino que su lectura era alucinante. Una historia llena de magia, sobre un niño que vive en una preciosa estación parisiense, y que tiene el alma rota. Pero parece que tiene una clara cualidad, sabe arreglar cosas, y así es como entablará relación con Papa George, quién necesita que arre

glen su corazón; y así a su vez Hugo conseguirá sanar el suyo. A grosso modo este sería un resumen muy superficial de la historia del libro, pero si la esencia del mismo.

Algunos años después esta historia llega al cine de la mano de un director de los grandes, Scorsese.


La adaptación perfecta de la novela, hace que mantenga la magia dentro de la película. Y ahora hablaremos de ella, de la película. La adaptación es perfecta, si la novela es una historia cargada de sentimientos e ilusión, la película logra lo mismo. La dirección del Scorsese sublime, digna del Oscar en comparación a las otras películas con las que compite. Además esta pensada y medida al milímetro, nada se escapa de la cámara, nada esta ah sin pensar, todo tiene un porqué y guardad una armonía de conjunto.

El segundo aspecto intrínseco a este primero la fotografía, igual de estudiada, consigue los efectos y los ambientes deseados. Un París de ensueño, lo que hace que sea la segunda película nominada desarrollada en un París ideal, porqué Midnight Paris hace lo propio.

Las actuaciones se pierden en el contexto de la historia, en la magia del guión, pero por individualizados son todas grandes elecciones.

Y es una demostración alucinante de cine dentro del cine, el ovillo desenvuelto a la perfección. Homenajea, bajo mi punto de vista a los efectos especiales, pues Melies con su magia es el padre de los mismos…Y con los planos perfectos Scorsese hace del 3D un verdadero arte. Y además hay miles de homenajes dentro, la banda sonora de Shore, clásica y medida crea el ambiente perfecto a la historia. Harold Lloyd aparece por ahí, todo el nacimiento del cine está presente para hacernos recordar y valorar lo que estamos viendo una expresión artística, que es lo que es el cine.


Y para mí ahí radica la importancia de esta película. El cine es un arte, indudablemente, pero un arte muy joven, y como en todas las corrientes artísticas de cualquier disciplina, siempre ha habido una vuelta al clásico, a lo largo de los siglos. Y esto es lo que hace Scorsese, desempolvar la magia original del 7º arte, volver al origen, homenajear la esencia. Recordarnos que esto es la semilla que da vida a este arte, magistralmente demuestra que aunque en la actualidad estemos rodeados de miles de películas mediocres, la magia sigue ahí, y hay genios del género que saben seguir expresando el arte a través de los films. Es una mirada nostálgica actualizada, es una gran película que explica el porqué el cine es el 7º arte.

No hay comentarios: