Por si te olvidas de mi...

jueves, 14 de enero de 2010

Lo que hay que escuchar...




Muchos ya lo sabréis pero para el que no lo sepa, trabajo en una clínica de reproducción asistida, y es curioso las cosas que uno puede escuchar, que quizás dentro de un contexto, mantenga cierta lógica, pero que cierto es, fuera de él quedan la mar de divertidas…Así hoy planteo algunas de las cosas que uno escucha en mi lugar de trabajo….

- Un paciente vino a realizarse un seminograma, tras atenderle en los mostradores le pedí que esperara al biólogo en la sala de espera…hasta aquí todo correcto, pero de repente se acerco muy compungido y me dijo:
“señorita y no podría dejar la muestra en un lugar con menos gente”
Menos mal que preguntó, sino imaginaros el numerito en la sala de espera.

- Tuvimos un señor que venia ha hacerse la misma prueba que el anterior, este tras pasar a las salas habilitadas, salió algo comprometido, explicándole al técnico que a él Teresa Campos no le gustaba. El biólogo sorprendido, no sabía que contestarle. El resultado fue, que alguien había tenido a bien cambiar el dvd x que había puesto por el video de la Teresa Campos, no me extraña que el señor alucinara. Aunque me planteo que harían los que entraron antes y no se quejaron? En fin sin comentarios.
- Una de las frases que más me gustan, son aquellas que llaman y te dicen que quiere someterse a un tratamiento de fertilización, no es que esté mal dicho, pero de verdad que yo pienso siempre que quieren abonar las plantas.
- Otra frase curiosa es la que te dice que viene a una transferencia de congelados, vuelta a lo mismo, no esta mal dicho, pero a mi me da ganas de preguntar si de croquetas o varitas de merluza….
- Hoy sin ir mas lejos he escuchado como una señora me decía que esta mañana la cabeza le había dado la vuelta y que si eso era normal. Lo mejor la contestación que me ha dado i medico, “esa señora no necesita un medico sino un cura

En fin imagino que en todos vuestros empleos os encontráis con cosas así, curiosas al menos que te hacen reír por un ratito en la tediosa jornada laboral.

No hay comentarios: