Por si te olvidas de mi...

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Los Museos no entienden las Redes


Hoy comentaba con una amiga esta noticia:

Noticia

Dice, que los museos españoles no entienden las redes.
Si la leemos, podemos ver como Javier Celaya, al que pude conocer hace poco, explica que los museos están usando las redes como meros escaparates, por el simple hecho de estar y no de crear comunidades como la definición de red social dice. Esto seguramente sea cierto, pero deberíamos de colgar dicho san benito a muchos más campos profesionales.
Lo cierto es que una red social como tal, debe crear y alimentar su comunidad. Alentar su uso, proyectar y cuidar su imagen y dirigir a su público. Esto es una idea preciosa y que realmente entiendo, podría llevarse a cabo. Pero la realidad es otra, al menos bajo mi punto de vista. En la era de la globalización a todos los niveles, donde no existen las barreras geográficas, ni de ningún otro tipo, España, como sucede en otros países no es pionera en este sentido. Quizás las redes ya son adultas, pero no nosotros en el uso de las mismas. Si personas jóvenes han accedido a ellas en los últimos años, sería pedir demasiado, que las políticas de las empresas cambien sus ideales y tan rápidamente se adapten a todas las innovaciones. Por un lado por el tradicionalismo adquirido, por otro lado por el mismo desconocimiento, y finalmente por falta de presupuesto económico. Y es que no nos equivoquemos, hasta que no existan unos datos fehacientes de la repercusión óptima para una empresa de las redes, estas no invertirán. Y evidentemente los museos españoles, donde una inmensa mayoría son estatales, se ciñen a unos presupuestos limitados, y hacen uso de las redes para hacerse atractivos, visitables y llegar a más sitios, de los que llegarían por otros medios. De manera similar la empresa hace uso de estas redes, quizás con mayor intención comercial. Sin embargo a no ser que hablemos de multinacionales, o empresas muy líderes en el sector, este espacio de comunicaciones en red son organizadas y alimentadas por algunos empleados, nada más. Sin embargo las empresas que juegan en ligas superiores tienen unos departamentos amplios que están cultivando y dirigiendo su comunidad, controlando su imagen y marca en red, e incluso aumentando al máximo su mercado. Pero hoy por hoy, teniendo una mentalidad abierta pero aun adolescente, y unos presupuestos adaptados a estados de crisis, sería mucho pedir que invirtieran en algo, que con seguridad dará beneficios, pero de lo que aun desconocemos su repercusión económica. Por ello deberemos dar tiempo al tiempo y las mismas redes que están creando nuevos aspectos sociales, de relaciones, y de mentalidades, harán que en un futuro, quizás las empresas tomen esta actividad como imprescindible y podamos hablar de un buen uso de las redes a nivel más amplio. Mientras haremos lo que podamos, que ya es bastante.

No hay comentarios: