Por si te olvidas de mi...

miércoles, 9 de septiembre de 2015

NEW YORK NEW YORK (II parte)

Atardecer en el puente de Brooklyn

Tras la experiencia en el aeropuerto quedaba investigar la casa, menos mal que había ido uno del grupo esa mañana de avanzadilla y había recepcionado la compra; entenderéis que para 17 personas no podíamos ir con el carrito y lo hicimos todo a distancia, eso sí con muchos problemas que os comentaré en el artículo de información útil.

Tras una primera inspección de la casa, y selección de habitaciones nos duchamos, y a la calle.

Nuestra siguiente aventura el metro de Nueva York

Esta aventura se prolongaría por todo el viaje. La primera sacar el metro card por una semana, viajes ilimitados en metro y autobús por 32 dólares, merece la pena y pocos turistas lo conocen. Además es recargable, cosa muy buena si como nosotros estáis más de una semana 



Línea Azul, íbamos hasta Hight para ver atardecer en el puente de Brooklyn, tras sacar la tarjeta entramos, y sorpresa era en otro sentido y había que salir a la calle para ir al otro anden, el problema que la tarjeta vuelve a ser válida a los 20 minutos ¡alucinante! Le lloramos a la taquillera, que por suerte estaba allí, y nos abrió la puerta. Otra opción que aprendimos más tarde era entrar uno y abrir la puerta a los demás, pero para ello uno debe entrar y estábamos todos en igual circunstancia.
La primera impresión desde la casa al metro que había 10 minutos caminando era sorprendente, un barrio mezclado de contrastes, casas bonitas, bocas de riego de las películas, muchas etnias diversas en la calle, coches con música a todo trapo, autobuses amarillos escolares, de todo. Lo bueno de ir a hospedarte a un barrio es que vives de otro modo la ciudad. Eso sí Delis no faltaban para comprar y están la mayoría abiertos hasta las 2 de la mañana.

Y allí fuimos puente de Manhattan y puente de Brooklyn en su esplendor. Flipamos pues una limusina paró en un cruce para hacer fotos  a la pareja de recién casados que transportaba, pitaba el resto de coches, pero ellos a sus cosas.



Que decir de ver el puente, Manhattan anocheciendo y todo lo que parece un poster o película en vivo. Esa fue nuestra impresión, aún no nos creíamos estar allí, pero ahora al ver las fotos era real.
Vuelta al odioso metro, donde el calor y la humedad es tremendo y luego dentro del tren te pasmas de frío. Ratas en los parques campando a sus anchas, y de nuevo muchos contrastes.
La noche llegaba a su fin…no…barbacoa, cervecitas y demás en nuestro jardín…además de lucecitas y miles de mosquitos dando la bienvenida.

Nos acostamos pronto o tarde según se mire, pero ya muy felices.


p.d. hubo una incidencia; una chica del grupo que viajaba con American Airlines a la misma hora que nosotros dio media vuelta por fallo en turbina, llegó justita a la cena pero llegó…no iba a ser nuestra única sorpresa con esta compañía…

I PARTE

No hay comentarios: